Reseña: La maldición de la Odi. Maite Carranza

La Maldición de la Odi

Maite Carranza

2007

Grupo Edebé

Argumento: La guerra de las brujas está próxima y la elegida no puede posponer más el momento de empuñar el cetro y destruir a las temibles Odish. Pero Anaíd, que anhela el amor de Roc y del padre que nunca tuvo, que confía en llevar la paz definitiva a las Omar, tendrá que enfrentarse a la traición, al rechazo de los suyos y a la soledad. La maldición de Odi se ha cumplido: la elegida ha incurrido en los errores, ha sucumbido al poder del cetro y hasta los muertos reclaman su tributo. Es el momento de la verdad, de la batalla definitiva entre Omar y Odish.

~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~

Reseña “IMPORTANTE SPOILER”: La maldición de la Odi es la tercera entrega de La guerra de brujas de Maite Carranza “Grupo Edebé”. Antes de continuar vuelvo a recalcar que en esta reseña vais a encontrar spoiler sobre el tercer libro, por lo tanto si aún no lo habéis leído os recomiendo que no sigáis leyendo, ya que os puedo desvelar algunos de los secretos.

Y ahora comienzo.

La Maldición de la Odi empieza con mucha más acción que sus predecesoras. Selene y Anaid llevan un tiempo huyendo. Selene quiere preparar a Anaid para su destino, para portar el cetro y así enfrentarse a las terribles brujas Odhis. Pero Anaid aún no está preparada y su madre se encargará de prepararla para la dura misión que le espera.

Sin embargo, Gunnar, el padre de la chica ha dado con ella. Al contrario que Selena Gunnar es un Odhis, mientras que Selena una Omar; son enemigos y Anaid, su hija en común es una bruja mitad Odhis, mitad Omar.

La intención de Selene es proteger a la niña de su padre; pero Anaid ha pasado demasiado tiempo sola y ahora que su progenitor las ha encontrado no quiere separarse de él. Sin embargo la chica se muestra recelosa al principio pues al poco de la llegada del hombre va acompañada de la temida y poderosa bruja Baalat. La bruja invoca una gran tormenta e incluso olas –una escena increíble- que acaba con la caravana donde viajan Selene y Anaid. La chica desconfía de su padre pero es gracias a éste que salen airosas de tal situación. Aunque también gracias a Anaid, que ha deseado utilizar el cetro, y a partir de ese momento todo cambia para la chica. Ha sentido el poder del objeto que se le encomendó desde su nacimiento, ansía poseerlo, que la ansias por encontrarlo desaparezcan y haciendo caso omiso de profecías, de malos presagios e incluso de su conciencia que le avisa que está actuando mal, se marcha abandonando a su madre en busca del cetro.

Los acaba encontrado en su pueblo natal, en la cueva donde pasaba horas y horas antes de descubrir que era una bruja. Sin embargo, no está sola. Cristine, su abuela paterna, una bruja Odhis y muy poderosa, la espera.

Christine le descubre un mundo nuevo a Anaid; el conseguir todo lo que quiera con sólo desearlo, desde joyas, hasta una cómoda estancia en la humilde cueva. Y todo ello en una edad muy difícil para Anaid, en plena adolescencia y cuando sufre los estragos del primer amor. No es capaz de olvidar a Roc, de sus palabras, de que al fin había dejado de ser una chica desconocida para el muchacho, que ante sus ojos se había convertido en una joven bella, preciosa, de la que poder enamorarse. Y cuando descubre que su madre le ha dado poción del olvido, borrando de esa manera su recuerdo de su memoria, la furia la ciega. ¡Roc no ha podido olvidarla! ¡Roc debe amarla! Y de esa manera se acerca cada vez más a la profecía que habla sobre su muerte. La profecía donde habla que será tentada para utilizar la pócima del amor, condenando su destino y a todas las brujas con su actitud.

¿Podrá Anaid hacer frente a su destino? ¿Su sangre de bruja Odhis acabará venciendo a su parte como bruja Omar, olvidando de esa manera todo lo enseñado por su madre y abuela? ¿Se cumplirán la profecía? ¿Será el fin de las brujas Omar? El destino que se selló hace tiempo llega a su fin, todas estas preguntas recibirán respuestas y también se formularán nuevos enigmas que os tendrán atrapado de principio a fin.

La evolución de Anaid es idónea; mientras que en la primera parte conocimos a una chica tímida y obediente, en esta tercera parte comenzamos a ver parte de su carácter, su rebeldía e incluso alguna actitud egoísta o irresponsable, pero propias de la edad lo cual la hace mucho más cercana.

Selene es otro personaje que se nos muestra más abiertamente en el final de la trilogía. Y es que Selene, a pesar de su apariencia, de sus extravagancias, en realidad es una mujer que lo ha dado todo por su hija, que su hija es lo más importante para ella y por ella hará lo que sea.

Un broche de oro para una trilogía perfecta, adictiva y original.

Reseña realizada por Lucía G. Lavado

Anuncios